Publicidad

Ibex 35, Eurostoxx 50 y CAC 40, catastrofismos aparte

ibex-35-cfd-grafico-diario-10-febrero-2011ibex-35-cfd-grafico-intradiario-10-febrero-2011eurostoxx-50-cfd-grafico-diario-10-febrero-2011eurostoxx-50-cfd-grafico-intradiario-10-febrero-2011cac-40-cfd-grafico-diario-10-febrero-2011cac-40-cfd-grafico-intradiario-10-febrero-2011Vivimos un momento en el que lo que acabe sucediendo en el corto plazo tendrá implicaciones relevantes para la tendencia de medio, y acaso también de largo plazo de una parte de las bolsas europeas, entre ellas la española. Esto genera una tensión especial, o si se prefiere llamar de otra manera, es puro miedo a un nuevo fracaso alcista lo que flota en el ambiente. Cuando esto ocurre, la volatilidad suele apoderarse de los mercados.

Y no hablamos sólo de volatilidad en las cotizaciones. Esta prolongada incapacidad para batir las resistencias relevantes nos hace caer en una volatilidad intelectual, de suerte que es difícil sustraerse a la tentación de mantener que, lo que ayer era blanco, hoy se ha tornado negro.

Hoy le ha tocado otra vez sufrir a esa Europa periférica que tantos titulares lleva ocupando estos últimos meses. La bolsa española, la portuguesa y especialmente la griega han sido las abanderadas de las caídas. No es la primera vez que esto ocurre, pero el que se produzca justo cuando nuestro Ibex 35 lucha por batir los 11.000 puntos abona la idea de que el índice patrio volverá a dejar tal empeño en tareas pendientes.

Lo decíamos no hace mucho, y lo repetimos ahora, intentando con ello escapar a volatilidades mentales, al menos mientras los gráficos no digan lo contrario: el momento se presenta inmejorablemente atractivo para la apertura de cortos en los índices que ahora nos ocupan, sobre todo por aquello de la cercanía de las resistencias que pudieran servir como stops iniciales de protección en las posiciones vendedoras.

Y, sin embargo, hay algo que nos hace creer que esos cortos deben diferirse lo más posible, al menos hasta encontrar argumentos técnicos irrefutables que los avalen. Y ese algo no es otra cosa que nuestro escenario probable, ése que pasa por ver cómo finalmente las resistencias acaben cediendo.

No se trata de un optimismo gratuito. Hay indicios en el comportamiento del volumen que apuntan en esta dirección. Por supuesto, mientras esos indicios no den un paso más allá y se acaben convirtiendo en señales técnicas, la gran señal de compra que esperamos no será más que un escenario plausible.

Los gráficos que adjuntamos a este artículo, correspondientes a los índices Ibex 35, CAC 40 y Eurostoxx 50 (cfd´s) en velas diarias e intradiarias reflejan convenientemente la relevancia del momento que vivimos.

Los 3.030-3.050 puntos del Eurostoxx, los 4.085-4.100 del CAC francés y los malditos 11.000 del Ibex siguen estando ahí como las barreras que se deben franquear con solvencia para entender que las subidas tendrán continuidad en el medio plazo.

En el corto plazo, mientras el Ibex se agarra con uñas y dientes al suelo de esa bandera de consolidación que describe en el muy corto plazo (líneas verdes de la gráfica intradía), el CAC y el Eurostoxx se encuentran en la parte alta de un canal alcista, con las dificultades que ello suele acarrear.

Quizá, vista la situación de corto plazo, lo mejor sería ver un retroceso aún más profundo, que llevara a estos índices a buscar apoyo en el suelo de esos canales alcistas de corto plazo y al Ibex a apoyarse en algún lugar comprendido entre los 10.500 y los 10.250 puntos, antes de atacar otra vez las resistencias que marcan los gráficos de medio plazo.

Si eso ocurre, recuerden estas palabras, los titulares catastróficos abundarán por todas partes. Sin embargo, y los gráficos que acompañamos lo avalan, estaríamos, al dibujar ese retroceso, quizá dando principio a la ruptura alcista con mayúsculas. Como dicen los franceses, reculer pour mieux sauter.

Si finalmente esos retrocesos acabaran dando lugar a rupturas a la baja de los soportes de corto plazo mencionados, habría llegado el momento de cambiar el rumbo de nuestro escenario probable y seguir al mercado, como siempre hemos hecho.

Seguiremos los acontecimientos.

Publicidad

3 responses to “Ibex 35, Eurostoxx 50 y CAC 40, catastrofismos aparte

  1. Sin perjuicio que el mercado es soberano, el retroceso hacia los soportes de los canales nos aportaría varias cosas:
    1- Descarga de sobrecompra
    2- Entrada de dinero nuevo que está esperando al recorte
    3- Tiempo. Y esta variable es muy importante, dado que permitiría eliminar incertidumbres económicas y, en consecuencia, atacar las resistencias con mejores argumentos fundamentales.

    Un saludo.

  2. Antonio, buenos días.

    Cuando tengas un rato, me gustaría que me dieses tu opinión acerca del precio de entrada en FERROVIAL.

    Si no me equivoco le toca recorte.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>