Publicidad

Ibex 35. No hubo efecto elecciones.

Elecciones generales, nuevo gobierno, holgada mayoría, … Y, sin embargo, la bolsa nos regala otro lunes negro, o al menos gris oscuro. Siempre es difícil, por no decir inútil, descifrar los motivos por los que el mercado hace lo que hace.

Para unos, ajenos ya a toda esperanza inmediata, esta crisis que vivimos es una crisis sistémica y, como tal, las soluciones a la misma, si es que las hay, se encuentran tremendamente alejadas de un hecho tan insignificante como pueda ser la alternancia política en ese país de la Europa periférica llamado España.

Para otros, incapaces de resignarse y caer en la desesperanza más absoluta, el mercado simplemente intenta dar un toque de atención al nuevo gobierno, un mensaje claro para que haga lo que tenga que hacer, cueste lo que cueste y duela a quien duela. Digamos que los operadores intentan meter presión al ejecutivo que está por venir.

Sea como fuere, se trate de lo uno o de lo otro, lo cierto es que en este lunes postelectoral nuestro Ibex 35 no ha encontrado motivos de peso para desmarcarse de la generalidad de los mercados.

Puestos a simplificar y ciñéndose única y exclusivamente a niveles de precio, nuestra bolsa no está ahora peor de lo que lo estaba a mediados de septiembre, cuando se rozaron los 7.500 puntos, e incluso mantenemos una distancia prudencial respecto a los 6.700 puntos que se alcanzaron en marzo de 2009. Si una prima de riesgo por las nubes y una economía que no levanta cabeza no han podido tirar al Ibex más allá de los niveles indicados, quizá sea que todos estos males que padecemos ya estén suficientemente descontados en la cotización.

Sin embargo, simplificar quizá no sea ahora mismo el ejercicio más conveniente, al menos no en la dirección expuesta en el párrafo anterior. Y es que, puestos a simplificar, nosotros preferimos hacerlo por el camino del análisis técnico, ése que nos dice que la tendencia bajista de fondo que vive nuestra bolsa (al igual que buena parte de los  mercados europeos) sigue plenamente vigente y que, tras fracasar en el intento de superar la zona de los 9.200 puntos (línea verde en la gráfica adjunta), bien pudiéramos estar abocados a ver cómo se describe una nueva onda bajista en gráfico semanal.

Para que eso ocurra, para que esa nueva onda bajista se concrete, el Ibex 35 debería perder claramente y en cierres semanales la zona de soporte que cotiza en los 7.400-7.500 puntos. Si esta terrible premisa se cumple, los  mínimos de marzo de 2009 en la zona de los 6.700 puntos podrían caer como fruta madura. No piensen que es tan difícil. Si no me creen, miren cómo nuestros vecinos portugueses ya han fulminado ese soporte que suponían dichos mínimos.

Seguiremos los acontecimientos.

Publicidad

2 responses to “Ibex 35. No hubo efecto elecciones.

  1. eso digo yo, si hubo efecto elecciones: negativo. historicamente cualquier cambio de partido en el gobierno siempre ha sido a la baja, por lo que es una oportunidad de compra, en estos momentos no exenta de riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>