Publicidad

La sangre en las calles cotiza en las renovables

gamesa-grafico-semanal-14-marzo-2011gamesa-cfd-grafico-intradiario-14-marzo-2011Ya lo dijo el Barón de Rothschild: cuando veas sangre en las calles, compra propiedades. Hoy, el mercado ha hecho una particular interpretación de esta macabra idea, aplicándose el siguiente argumento: cuando veas explotar una central nuclear en Japón, compra títulos de empresas dedicadas a la producción de energías limpias.

Vestas ha subido más de un 7 por ciento, la alemana SolarWordl un 13 por ciento, nuestra Gamesa un cinco, y todo ello con un apreciable incremento de volumen y huecos de apertura alcista.

La idea que subyace en esta entrada de dinero en el sector es simple: si lo ocurrido en Japón, un gran consumidor de energía, hace recapacitar a su gobierno, y por contagio a otros gobiernos del primer mundo, sobre los riesgos de la energía nuclear, las inversiones en energías renovables pueden sufrir un incremento notable.

Ciertamente, esta idea puede matizarse y relativizarse cuanto se quiera. La historia más o menos reciente nos ha enseñado que todavía los gobiernos no están dispuestos a anteponer motivaciones medioambientales o de salud pública a las elementales consideraciones de rentabilidad.  Ni Chernobyl, ni los movimientos ecologistas que hace unos años llegaran a tomar los parlamentos en países como Alemania, consiguieron erradicar el uso civil de la energía nuclear en Europa. A lo más que se llegó fue a la declaración de unas moratorias reiteradamente incumplidas.

¿Por qué hemos de suponer que ahora será diferente tras lo visto en Japón? Seguramente no ha corrido la suficiente sangre para que haya un decidido cambio de política energética. De hecho, no deja de ser un profundo contrasentido que un pueblo como el japonés, sabedor como ningún otro de los peligros que encierran los átomos, albergue centrales nucleares en su suelo.  Como diría aquel genio de la literatura, poderoso caballero es Don Dinero.

Pero lo cierto es que cualquier excusa puede ser buena para que el mercado decida revalorizar uno de los sectores más castigados estos últimos años, y uno de los pocos que se había perdido totalmente la recuperación iniciada en 2009. En concreto, Gamesa presenta motivos técnicos para comenzar a ser vista de otra manera.

No hace mucho ya llamábamos la atención sobre el cruce al alza de la directriz bajista primaria en gráfico semanal (línea roja en la serie adjunta) y los 8 euros parecen el destino para el valor en el corto plazo. En esa zona (línea naranja) veremos la verdadera entidad de este movimiento al alza.

En el corto plazo, el título es un potro desbocado cuyo alcismo vertical viene poniendo muy difícil el encontrar un punto de entrada, a no ser que se compre a mercado.

¡Ojalá no sea necesario ver sangre en las calles para que los sufridos accionistas de Gamesa tengan continuidad en las alegrías!

Publicidad

One response to “La sangre en las calles cotiza en las renovables

  1. La verdad es que con la volatilidad que tenemos actualmente en los mercados financieros es difícil interpretar con rigurosidad los distintos movimientos que se producen a diario. Creo que mejor estar tranquilos y ver hacía donde se mueven las aguas.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>