Publicidad

Montañas de colores

Llevaba tiempo con ganas de traer este gráfico semanal del BBVA para tratar un interesante tema: el de las transiciones tendenciales de largo plazo. Tenía abierto el portátil en plena faena cuando mi hijo, un primogénito de ocho años que comienza a plantearse lo difícil que debe ser para los Reyes Magos repartir en tan sólo una noche tal cantidad de juguetes, me lanzó una pregunta: ¿qué son esas montañas de colores?  No es, desde luego, la primera vez que me ven con la mirada perdida ante una pantalla repleta de gráficos, pero por algún motivo hoy su curiosidad le animó a lanzarme la cuestión.

De pronto, todo lo que tenía pensado escribir acerca de cómo el gráfico es un claro ejemplo de una transición tendencial en toda regla: un estrecho canal azul alcista (estrechez que da idea de la fuerza sostenida de la tendencia) que da paso a un período de lateralidad (canal verde) en el  que se acaba desarrollando una pauta bajista de cabeza y hombros, pauta que, tras ser confirmada, da paso a una tendencia bajista que se mueve dentro del canal rojo en el que el precio aún sigue atrapado.

Tenía igualmente pensado mencionar cómo ahora mismo el gráfico se encuentra en ese punto crítico en el que libran una dura batalla la idea de un reinicio en toda regla de la tendencia alcista de largo plazo y aquélla otra que pasa por entender que esto no es más que un simple pull back a la clavicular perdida, para luego reiniciar las bajadas.

Tenía incluso pensado hacer una reflexión en contra de los que mantienen que el mercado es traicionero y engañoso por definición. Está claro, observando el gráfico, que el BBVA avisó convenientemente de que algo estaba cambiando: primero con la pérdida de la directriz azul y después con la rotura de la línea verde inferior.

Tenía pensado hablar de eso y de alguna otra cosa, pero debía responder a una pregunta y aún no tenía clara la respuesta. Mi hijo llevaba ya un rato combatiendo con un tipo llamado Mario Bros y, sin duda, su curiosidad pasajera ya no esperaba respuesta alguna por mi parte.

Dicen que cuando dejamos de ver figuras en las nubes es que el niño que llevamos dentro se ha ido para no volver. Y quizá cuando dejamos de entender que esto de la bolsa no es otra cosa que montañas de colores, tendencias que se suceden y con las que debemos mantener una conveniente amistad, nos estamos alejando de la esencia misma de la operativa bursátil: identificar la tendencia y seguirla.

Este fin de semana intentaré indagar cuál pueda ser la opinión de mi hijo sobre el color que deba tener la montaña que está por venir. Si consigo entresacarle algo, ya os contaré.

bbva-sem-16-05-08.png

 

Publicidad

3 responses to “Montañas de colores

  1. Pingback: www.mirlobolsa.com
  2. Qué bonito!
    Esperemos que tu hijo sea un iluminado y nos pinte los gráficos de la forma mas conveniente y seas el canal que transporte hasta nosotros su “luz”. A ver si así … jejje
    Saludos.

  3. Y yo fiándome de tus comentarios y el que de verdad sabe es tu hijo, je, je. Bueno el mío es más listo que yo y solo tiene dos años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>