Publicidad

SANTANDER. Elucubrando, que es gerundio.

Cuando un analista o cualquier operador de bolsa, tras analizar un gráfico o unos resultados empresariales, lanza una predicción para el futuro de una cotización, en cierto modo lo que está haciendo no es otra cosa que emular a aquella lechera del cuento cuyas ilusiones tuvieron tan aciago final.

Pues bien, pónganse con nosotros el traje del elucubrador, pulsen sobre la gráfica que acompañamos y comencemos a divagar sobre lo que pueda acontecer en el futuro inmediato del Santander.

Centren su mirada en esos tres apoyos en la zona de soporte de los 4,80 euros (línea negra en la serie) y echen igualmente un vistazo a la banda de resistencia que marcamos en amarillo y que cotiza en la superación en cierres de los 5,25 euros.

Si nos han seguido hasta aquí, ahora es cuando toca entrar de lleno en el reino de la elucubración pura y dura. Imaginen que en sesiones venideras el precio consigue superar holgadamente esa barrera de los 5,25 euros. ¿No se habría producido con ello la confirmación de una pauta de vuelta al alza en forma de triple suelo? Y, dando una vuelta de tuerca más al argumento, ¿se habría producido en ese caso el suelo de mercado definitivo que pusiera fin al tramo bajista iniciado a mediados de enero en la zona de resistencia de los 6,65 euros?

Una cosa es elucubrar y otra operar. La primera es gratis; la segunda puede reportarnos ganancias, pero también pérdidas. Sin embargo, ¿no creen que, si se cumple la premisa expresada, merecería la pena pasar del pensamiento a la acción?

Llegado el caso, la pérdida clara de los 4,80 euros en precios de cierre constituiría el stop inicial de protección de una estrategia compradora, dato que no deben olvidar si no quieren que las elucubraciones les causen daños excesivos.

Seguiremos los acontecimientos.

P.D.: Acabo de recibir un mensaje de alguien que firma como “La Lechera” y que me recuerda que justo hoy hace un año las bolsas mundiales marcaron mínimos tras las abultadas caídas de los primeros meses de 2012.

Tras aquellos mínimos, el alcismo campó a sus anchas en los mercados, y todavía hoy algunas bolsas (como la norteamericana) siguen de lleno en el tramo alcista que entonces se inició.

¿Volverá el Santander, y con él la bolsa española en su conjunto, a hacer buenos estos días de julio? Elucubren.

 

youporn
Publicidad