Publicidad

TELEFÓNICA. Algunas consideraciones sobre el cortoplacismo.

Es una de las cuestiones más difíciles de entender por quienes no se ven seducidos por la operativa de corto plazo. ¿Cómo es posible que no nos guste el aspecto del gráfico semanal de un valor y, sin embargo, estemos dispuestos a ponernos largos en el mismo? ¿Cómo es posible que ayer mismo no quisiéramos saber nada de un título y, en cambio, hoy entendamos que se ha visto una señal de compra?

Pues sí, es posible, aunque para ello haya que hacer una inmersión en la  complicada mente de un especulador cortoplacista. Por mi parte, me limito a traeros el gráfico horario del valor, marcando la pauta de cabeza y hombros invertidos dibujada y confirmada, añadiendo un detalle de la pauta  alcista de velas consumada en el gráfico diario.

Los cortoplacistas seguramente entenderán mis razones para creer que debemos cambiar nuestra opinión sobre el valor con la velocidad que el mercado requiere.  Los largoplacistas seguramente no me entenderán ahora, ni lo harán nunca. Cuestión de gustos.

telefonica-60-minutos

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>