Publicidad

Telefónica, Inditex y Gamesa. Los huecos como argumento.

Uno de los temas del análisis técnico especialmente útiles de cara a su utilización en la operativa lo constituyen, sin duda alguna, los huecos. Son muchos los nombres con que veréis a los analistas referirse a esos agujeros dejados en la gráfica. En cualquier caso, los llamemos huecos, gaps o ventanas,  la idea que subyace es siempre la misma: el hecho de que en un momento determinado el mercado desprecie una banda de precio más o menos extensa siempre acarrea consecuencias nada despreciables para la operativa.

Si esos huecos son especialmente significativos, como en los casos que ahora nos ocupan, las conclusiones que extraeremos serán también especialmente relevantes.

No vamos a extendernos demasiado en consideraciones teóricas sobre el tema de los huecos. Nos vale con transmitir dos ideas. La primera es que esa banda de precio que el gap deja en blanco en la serie se convierte automáticamente en resistencia para la cotización, si se trata de un hueco a la baja, o bien en soporte, si estamos ante una ventana alcista.

La segunda, no menos importante, es que los huecos tienen un especial poder de atracción respecto al precio. Si bien el mercado, guiado por un fuerte sentimiento de miedo o de euforia, desprecia en un momento determinado toda una banda de negociación, en un futuro más o menos inmediato ese mismo mercado siente la necesidad de llevar al precio hasta la zona en la que se dejó el hueco. Precisamente en este momento es cuando entra en juego la primera de las ideas expuestas.

Vayamos con los ejemplos que nos ocupan.  El hueco dejado por Telefónica en noviembre, coincidiendo con el pago del dividendo, marca desde entonces una amplia zona de resistencia horizontal para futuras recuperaciones de la cotización en la banda de precio que va de los 18,65 a los 19,25 euros. La superación solvente y en cierres de esos 19,25 euros fue la resistencia con mayúsculas que nació aquel día.

Es cierto que en el caso de Telefónica el tema de los huecos se complica con el del uso o no de gráficas que ajusten las cotizaciones tras el pago de dividendos. Ciertamente, aquéllos que usen gráficas ajustadas no verán dicho gap bajista por ninguna parte. Nosotros, si bien no vamos a mostrarnos beligerantes en la cuestión, hace ya tiempo que optamos en nuestros análisis por no ajustar las series tras el pago de dividendos. Y, precisamente por eso, para nosotros esa gran banda amarilla superior de la gráfica adjunta tiene toda su virtualidad como  resistencia para el precio.

Ya hemos visto no hace mucho cómo el precio se ha adentrado tímidamente en esa banda de resistencia (poder de atracción) y cómo con ello se dio paso a un tramo correctivo. ¿Estamos ahora, tras apoyarse en el soporte que supone la directriz alcista azul, en un  nuevo intento de atacar dicha resistencia? Ésa es la idea que nos animó no hace mucho a dejarnos caer en la tentación de comprar en el título, aunque somos conscientes de la dificultad que el precio encontrará por el camino, plagado de bandas amarillas menores que se corresponden igualmente con huecos bajistas dejados en esta última onda correctiva.

Desde un punto de vista tendencial, sólo cuando Telefónica consiga cotizar por encima de los 19,25 euros podremos dar por terminada la corrección iniciada en noviembre de 2010.  Sólo entonces se podrá volver a plantear como escenario plausible la búsqueda de los máximos de finales de 2007.

También Inditex dio paso a un tramo correctivo tras el significativo hueco bajista dejado en la sesión del 15 de diciembre del año pasado.  Aquel día se iniciaba la onda correctiva que durante estos meses ha guiado la directriz bajista roja que marcamos en la serie adjunta, además de nacer una resistencia en la banda de precio que va de los 60,05 a los 62,45 euros.

Ahora, con el contundente cruce al alza de la bajista roja, redibujamos esa directriz alcista azul  y pasamos a establecer como escenario más probable para el muy corto plazo el inevitable enfrentamiento (poder de atracción) de la banda de resistencia antes mencionada. Del resultado final de ese enfrentamiento con la barrera dejada por el hueco bajista en la superación en cierres de los 62,45 euros dependerá el desarrollo de los acontecimientos venideros.

Puestos a pedirle al mercado, nos gustaría ver antes un retroceso hacia el hueco alcista dejado entre los 54 y los 55,50 euros, dándonos con ello un punto de entrada cercano a soporte, para desde ahí esperar la continuidad alcista hasta la resistencia relevante que nos ocupa.

Distinta es la situación en el caso de Gamesa. Aquí el hueco bajista dejado en la jornada del 30 de julio del año pasado, entre los 7  y los 7,60 euros,  no supuso el inicio de un tramo correctivo en el seno de una tendencia alcista previa, sino que vino a ser un episodio más del bajismo de fondo que el valor ya atesoraba en todos los plazos.

Eso sí, la lucha que ahora mismo mantiene el precio en esa banda de resistencia puede tener implicaciones tendenciales. Ya ha sido superada la última de las directrices bajistas que cabía dibujar en la serie, por lo que esos 7,60 euros constituyen el último escollo que aún permite dudar de la bondad del movimiento al alza iniciado en la zona de los 4,50 euros. Cierres claros por encima de dicha cota, nos permitirían afirmar que lo peor ya ha pasado en Gamesa y que, con los lógicos altibajos, toca ir recuperando el terreno perdido.

Seguiremos los acontecimientos.

 

Publicidad

One response to “Telefónica, Inditex y Gamesa. Los huecos como argumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>