Publicidad

Euro, Dólar y Yen. Entre la guerra de divisas y las devaluaciones competitivas.

euro-dolar-grafico-diario-12-noviembre-2010dolar-yen-grafico-diario-12-noviembre-2010euro-yen-grafico-diario-12-noviembre-2010Despedimos la reciente cumbre del G20 en Seúl con un “nos vemos en 2011“. Tal y como escribe algún analista, parece que los líderes mundiales no tomarán decisiones hasta que la situación sea insostenible. Esperemos que para entonces las consecuencias de ciertas políticas monetarias no sean ya sólo insoportables, sino también inevitables.

Además de este aplazamiento en la toma de verdaderas decisiones, el G20 nos ha regalado un nuevo eufemismo que sustituya a la malsonante “guerra de divisas“. De ahora en adelante, cuando queramos referirnos a esa política auspiciada por los Estados Unidos y ciertos países emergentes tendente a una continua infravaloración de sus divisas, habremos de emplear la expresión “devaluaciones competitivas“.

Menos aspereza en el lenguaje, pero los mismos efectos para la economía mundial: pérdida de valor para el dólar y consecuente abaratamiento de las exportaciones norteamericanas. Que ello conlleve una recuperación económica verdaderamente sólida o no es algo que aún está por ver.

Dicho en términos bursátiles, la constante ampliación de capital que la empresa Estados Unidos, S.A. realiza en los últimos años provoca un evidente efecto dilución sobre sus acciones (dólares), si bien la compañía entiende que el crecimiento que esa inagotable inyección de liquidez le proporciona acabará dibujando un futuro prometedor para sus accionistas (los estadounidenses, por supuesto). Lo que no dice la empresa en sus comunicados es cómo afectarán estas ampliaciones de capital a sus competidores o qué podría ocurrir si las demás cotizadas imitan de forma decidida esta política empresarial.

Mencionábamos ayer, en nuestro artículo sobre el esbozo correctivo que dibujan los mercados alcistas en el corto plazo, que sólo faltaba, para dar por bueno ese escenario de eventuales retrocesos en los índices directores de Wall Street y en activos como el oro, ver al dólar rebotar con cierta consistencia.

En el caso del cambio Euro/Dólar, ese rebote de la moneda norteamericana viene a coincidir con un lógico retroceso en la tendencia alcista que el cambio desarrolla en los últimos meses. Tras la pérdida de esa línea verde que marcamos en la serie, nuestra hoja de ruta pasa por un encuentro entre el cambio y la directriz alcista azul. Hasta ahí todo entraría dentro de la normalidad alcista. Más allá, habría que empezar a reconsiderar la situación.

Donde verdaderamente se manifiestan los efectos de la política de la Reserva Federal norteamericana  es, sin duda, en el cambio del Dólar con el Yen japonés. Técnicamente, anda el Dólar luchando estas últimas sesiones por superar esa directriz bajista de medio plazo que marcamos en la gráfica. Si bien muestra cierta impotencia en el intento, tampoco se ha dejado caer tras su encuentro con la misma, por lo que habrá que seguir teniendo al cambio en vigilancia.

En cuanto al cambio Euro/Yen, la fortaleza de la moneda nipona se manifiesta claramente en la gráfica, no sólo por el respeto de esa directriz bajista, sino también por el sucesivo fracaso de los intentos de reconstitución alcista que encierran esas líneas azules. Y precisamente andamos metido en uno de esos intentos desde el mes de junio. La lógica chartista apunta al cruce a la baja de ese canal de líneas azules, dando paso a un nuevo tramo bajista que dé continuidad a la tendencia de fondo. Pero sólo apostaríamos ahora mismo por las posiciones bajistas una vez que el cambio cruzara a la baja y con solvencia esa línea verde que cotiza por los alrededores de los 111,50 yenes.

Seguiremos los acontecimientos.

Publicidad

2 responses to “Euro, Dólar y Yen. Entre la guerra de divisas y las devaluaciones competitivas.

  1. No sé qué te parecerá, Antonio, pero el viernes hubo un dato que me gustó. El bund bajó considerablemente, a niveles de las semanas previas a la crisis de Irlanda. Cuando de desencadenó el tema griego, el bund subió figura tras figura. Aquí, no. Es verdad que ha llegado hasta el 130, desde el 128/129, pero el viernes tuvo un movimiento que demuestra distensión. No me aferro a un clavo ardiendo, pero me parece que si con Grecia el euro pasó de 1.50 a 1.18 y el bund de 123 a 131, aquí de momento no hay ni rastro de esa alarma. Que el euro pase de 1.42 a 1.32/33 y el bund se mantenga estable no es indicio de catástrofe. Ni mucho menos.

  2. La moneda nipona lucha con coraje desde hace algun tiempo, es previsble que suba. Tambien mencionas el dolar, divisa bastante apaleada durante bastante tiempo, lo lógico es que tenga mucho interes en subir.El euro no creo que se tambalee y caiga.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>